Metro, con alto rezago pese a alza en el boleto

Ciudad de México.- A cinco años del aumento a la tarifa del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro y a unos días de que cambie la administración de la Ciudad de México, hay grandes pendientes y rezagos que Claudia Sheinbaum Pardo tendrá que resolver, pues ni los 11 compromisos que realizó el Gobierno de la Ciudad por este incremento se han cumplido por completo.

“En términos globales, las 12 líneas operan cotidianamente, a pesar de que algunas están en un grado de obsolescencia por razones tecnológicas o por que ya rebasaron su vida útil”, explicó el director general del Metro, Jorge Javier Jiménez Alcázar.

Consideró que se deben invertir 30 mil millones de pesos para reforzar y modernizar al Metro, pues aunque su presupuesto es de 20 mil millones de pesos, la mayoría se va en pagos a salarios y a la energía eléctrica.

“Debería haber una inversión para reactivar instalaciones y trenes que ya son muy antiguos, por un rango de 30 mil millones de pesos en un periodo de cinco a seis años, que este dinero se dedique sólo a reforzar y modernizar activos, equipos e instalaciones”, explicó.

El director del Metro, quien en próximos días entregará el cargo a Florencia Serranía Soto, comentó que entre los pendientes urgentes para este medio de transporte está el darle mantenimiento a los trenes de la Línea A, pero principalmente la sustitución de subestaciones, como la de alta tensión de Buen Tono, que es la más antigua.

“También necesitamos la rectificación de 17 subestaciones eléctricas de la Línea 1; además de todo el cableado, que tiene más de 49 años, de las líneas 1, 2 y 3, es importante renovarlo y modernizarlo, porque nos genera problemas como los suscitados hace unas semanas en la zona superficial de la Línea 2. En ese tema son por lo menos 50 kilómetros que se tienen que cambiar y que genera alrededor de 2 mil millones de pesos”, comentó.

En diciembre de 2013, el Gobierno de la Ciudad decidió incrementar el boleto del Metro de tres a cinco pesos, por lo cual diseñó 11 acciones como compensación; una de ellas era la compra de 45 trenes con aire acondicionado para la Línea 1 y 12 trenes para la Línea 12, que se ampliará hasta Observatorio. Sin embargo, sólo adquirieron 10 unidades, las cuales están atrasadas en su entrega.

En entrevista con EL UNIVERSAL, Jiménez Alcázar comentó que estos compromisos no pudieron cumplirse por falta de presupuesto, pues de 2013 a septiembre de 2018 se han recibido 13 mil millones de pesos y se han comprometido 10 mil 500 millones, por lo que es insuficiente para cumplir.

“Con los dos pesos de incremento captamos 2 mil 800 millones de pesos anuales. Los 10 trenes que compramos en 2016 nos representó un contrato de 3 mil 200 millones de pesos y para cumplir sólo ese compromiso nos llevaría 15 años”, dijo.

Otra de las promesas fue la modernización de las estaciones de la Línea 1, que corre de Pantitlán a Observatorio; sin embargo, sólo se logro 50% de la meta planteada y Jiménez Alcázar espera que la próxima administración de la Ciudad lo pueda concluir.

“Era uno de los programas del Fimetro, logramos la remodelación de 10, pero no sólo en la parte superficial, sino todas las instalaciones eléctricas de alta y baja tensión, sistemas de monitoreo; el reto sería continuar con la remodelación de las otras 10 estaciones”, dijo.

La Línea A es uno de los sectores en los que más necesitan trabajar, aunque se cumplió la renivelación de vías y la eliminación del doble pago en torniquetes para usuarios que transbordan en la terminal Pantitlán, todavía se tienen pendientes urgentes.

“El compromiso de la Línea A está concluido, en 2015 había cinco estaciones cerradas por problemas de asentamientos de subsuelo, desde Guelatao a La Paz, se hizo un trabajo técnico importante para evitar más asentamientos en las zonas de vías, se pusieron muros metálicos a los lados del sistema de vía e inyección de polímero para estabilizar el suelo y eso es lo que nos ha permitido que esta ruta ya no tenga reducciones de velocidad, salvo los trabajos de mantenimiento, que son permanentes”, comentó el funcionario.

Prioridades, según los expertos

Para el especialista en transporte de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Bernardo Navarro el tema Línea A y la Línea 1 son los casos a los que se les debe dar prioridad, pues la que corre de Pantitlán a la Paz requiere una intervención mayor por su situación del subsuelo, mientras que la Línea 1, por tener 49 años de existencia.

“Es muy importante hacerle un mantenimiento mayor, porque el Metro tiene 49 años y no se le ha hecho nada, es un gran reto para las autoridades, hubo un aumento serio y no se cumplió lo prometido, sigue arrastrando los problemas que ya tenía, más otros”, dijo.

Otros retos que se cumplieron, según el director del Metro, es el de dar mantenimiento mayor a los 45 trenes de la Línea 2; reparar 105 que están fuera de servicio y mejorar los tiempos de recorrido de las unidades en todas las líneas.

“Actualmente hay 384 trenes en el Metro, en hora pico operan 285 y el resto está en mantenimiento constante; es decir, vamos intercalando los trenes, pero sin dejar de operar, eso es lo que hacemos para que no colapse. En el tema de los 45 trenes de la Línea 2, con el recurso de los dos pesos se hizo la compra de refacciones y la mano de obra es del STC Metro, de esos 45, 20 ya están en óptimas condiciones, ese compromiso tiene la garantía de que el material está en bodega”, aseguró el titular del Metro.

En el caso de los tiempos, señaló que algunos factores son ajenos al sistema, como la lluvias, los objetos que caen en vías y obliga a cortar corriente; los perros que ingresan a vías, así como las personas que se avientan, lo que genera un incremento en los lapsos.

En su oficina en la calle Delicias, el director del Metro comentó que pese a los pendientes, se dejarán finanzas sanas y a partir de 2019 el gobierno de Claudia Sheinbaum no tendrá contratos comprometidos para los ingresos de los años siguientes, mientras que los pagos de los trenes serán diferidos y ya están presupuestados.

Para el especialista de la Universidad La Salle Claudio Nieto la mejor opción de movilidad en la capital es la red del Metro, por lo que es necesario buscar estrategias para hacer más eficiente el servicio y mitigar algunos problemas: “La mancha urbana ya rebasó por mucho al Metro, no hay un buen alcance y su infraestructura está en muy mal estado, es necesario un compromiso por parte del gobierno para modernizarlo”.

Por su parte, Bernardo Navarro aseguró que a pesar de que económicamente es imposible hacer más líneas, se tiene que dar cuidado a este sistema de transporte, pues es la columna vertebral de la movilidad de la Ciudad de México.

Foto: Archivo El Universal

Texto: Eduardo Hernández | El Universal

Author: admin007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *