PEF 2019 ganó 1ª batalla contra dispendio y altos sueldos: Ramírez Cuéllar  

CDMX a 25 de diciembre de 2018.- Tras semanas de análisis la madrugada del 24 de diciembre el pleno de la Cámara de Diputados aprobó el dictamen del Presupuesto de Egresos federal 2019, cuyo monto se estableció en casi 6 billones de pesos, el cual se aprobó en lo general con 312 votos a favor y 154 en contra y fue turnado al Ejecutivo federal para sus efectos constitucionales.

El Proyecto del PEF señala que para el periodo fiscal del próximo año se prevé un déficit presupuestario de 503 mil 841 millones 300 mil pesos.

Además, en el dictamen se modificó el uso de los recursos del Fondo Regional que se habían destinado a las 10 entidades federativas con menos índice de desarrollo humano, a efecto de que 50 por ciento se estos de destinen a Chiapas, Guerrero y Oaxaca, y el otro 50 por ciento a las siete entidades federativas con menor índice de desarrollo humano.

Establece que los recursos asignados al desarrollo integral de los pueblos, comunidades y municipios indígenas, cuando corresponda, puedan ser transferidos directamente a estos, de conformidad con los convenios que para tal efecto se celebren en términos de las disposiciones aplicables, con la participación que corresponda a la entidad federativa.

En los Anexos relativos a las remuneraciones de los servidores públicos, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 127 de la Constitución Política, se indica que para los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que están en funciones desde antes del inicio de 2010, la remuneración de cada cual ha de ser igual a la que tuvieron durante el año de 2009, aunque sea superior a la del Presidente de la República.

Los integrantes del Poder Judicial de la Federación que asumieron su función a partir de 2010 o después, conservarán sus respectivas remuneraciones, aun cuando éstas son superiores a la del Presidente de la República, en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2019.

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Alfonso Ramírez Cuéllar, explicó que en el PEF 2019 se redujo el gasto del gobierno de la República, sus dependencias y organismos, en más de 20 mil millones de pesos, y se terminó con un gigantismo administrativo que atrofiaba la prestación de servicios públicos.

Destacó que el proyecto del PEF 2019 tiene una columna vertebral que son los jóvenes, a los que se destinan 61 mil millones de pesos para reducir los altos niveles de deserción y garantizar que todos tengan trabajo y también estudio.

“Se busca que ya no exista una generación perdida y atrapada en las garras de la criminalidad, que solamente suma miles y miles de muertos por la violencia desatada en todas las regiones del país”, indicó.

Mencionó que otra parte de la columna vertebral es la organización del gasto, por lo que se compactaron los casi seis mil programas de desarrollo social que se tenían en la federación, estados y municipios; y ahora tan sólo son 18, con 251 mil millones de pesos, lo que representan una enorme inversión para el desarrollo del capital humano. Afirmó que se han establecido medidas de transparencia en el artículo transitorio y todos los programas contarán con reglas de operación.

Dijo que el Seguro Social y el ISSSTE recibirán las mayores inversiones de la historia del país, con 107 mil millones de pesos, ya que “los tenían abandonados y arrinconados y hacían de los pacientes y derechohabientes las víctimas permanentes del descuido y del maltrato médico”.

Resaltó que Pemex y CFE tendrán los primeros intentos de rescate y modernización, para que nuevamente vuelvan a servir como palancas de desarrollo y bienestar de muchas regiones de México.

Señaló que las universidades, a las que se les ha dado subsidio, tendrán corresponsabilidad en el manejo sano de sus finanzas y en la reestructuración de todos los niveles operativos, para garantizar la sustentabilidad.

Afirmó que se aplicará el artículo 127 de la Constitución Política, relativo a las remuneraciones de los servidores públicos, con una medida que “acabe con la opulencia y el oropel”,  y cubra la totalidad de las necesidades de las personas y de las familias, “sin el abuso, ni la discrecionalidad, ni el  uso de los recursos públicos para darse las gran vida desde las Cortes o desde cualquier dependencia gubernamental”.

Dijo que “la primera batalla se está ganando contra el dispendio, el derroche y los altos salarios, ofensivos muchos de ellos, y la necesidad de que una inmensidad de recursos económicos ahora se trasfieran en la inversión de capital humano y se apliquen en la infraestructura para la generación de empleos”.

0-0-0

Author: admin007

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *